SERPIENTE CORAL CENTROAMERICANA

MICRURUS NIGROCINCTUS

La serpiente de coral centroamericana (Micrurus nigrocinctus) es una especie de serpiente de la familia Elapidae. Su área de distribución se extiende desde el sur de México, hasta el norte de Colombia. Es crepuscular y nocturna, se alimenta principalmente de serpientes pequeñas, anfibios y peces. Es altamente venenosa, aunque no es agresiva.

Puede crecer hasta 115 cm, pero la mayoría están más cerca de 60-65 cm. Su patrón de coloración puede variar de bicolor a tricolor con bandas de negro, amarillo y rojo. Su cuerpo es cilíndrico, tiene el cuello grueso, con cola corta, colmillos pequeños y fijos, sus ojos son pequeños con la pupila semielíptica o verticalmente elíptica.

Su rango geográfico incluye el sur de México, América Central (con excepción de Belice) hasta el noroeste de Colombia, y el oeste del Caribe. Su hábitat es variado e incluye bosque lluvioso de tierras bajas, bosque seco de tierras bajas, bosque espinoso, bosque húmedo premontano, y bosque seco premontano, generalmente en elevaciones hasta 1.300 msnm.

Como es sabido esta serpiente al igual que todas las especies de serpientes, es carnívora, por lo general consumen a otros reptiles y también a serpientes, e incluso a otros ejemplares de coral. También se alimenta de ranas, pequeños mamíferos y lagartos, luego de que inyecta el veneno, abre sus mandíbulas y pasa a ingerir el cuerpo íntegro de la presa.

El veneno de la serpiente de coral centroamericana contiene una fuerte neurotoxina que afecta el sistema nervioso y puede ser mortal para humanos. 

No ha sido considerada en ninguna categoría de amenaza por la UICN. Sin embargo, la destrucción de su hábitat y la cacería a que es sometida esta, haciendo que sus poblaciones declinen y algunas regiones a estados preocupantes.

Comportamiento
Es una serpiente principalmente terrestre que a menudo se encuentra en madrigueras, hojarasca o bajo troncos. Como la mayoría de las serpientes de coral, suele ser nocturna, aunque también puede estar activo al anochecer y amanecer, y ocasionalmente después de la lluvia. Se alimenta de otras serpientes pequeñas, pequeños lagartos, anfibios e invertebrados. Por lo general no es agresiva, pero puede morder cuando se siente molestada o restringida. Cuando se siente en peligro esconde la cabeza y agita vigorosamente la cola para atraer la atención hacia esta y así evitar daños en la cabeza.

Reproducción 
La serpiente coral pondrá de 3 a 5 huevos y la puesta se da por lo general en el mes de julio, luego de trascurridos 12 semanas estos eclosionan.

A diferencia de otras serpientes venenosas que dan a luz crías vivas, los bebés de la serpiente de coral salen de los huevos que son depositados por su madre.

Una vez que nacen son muy pequeñas, con apenas 0,18 metros de longitud y también desde el momento que nacen ya cuentan todo su potencial venenoso.